Memorias de una Geisha

Voto medio de 12526
| 107 contribuciones totales de las cuales 65 reseñas , 37 citas , 0 imágenes , 5 notas , 0 vídeo
Ha scritto il 01/08/14
Excelente Algunas citas"llevamos nuestras vidas como el agua que corre colina abajo,más o menos en una dirección, hasta que damos con algo que nos obliga a encontrar un nuevo curso""Por esos los sueños son tan peligrosos: abrasan como el fuego y ...Continua
Ha scritto il 03/11/13
En una sociedad mantenida en el medievo con leyes y normas sociales cerradas una niña es vendida a una okiya para prepararla para ser geisha,una joven que entretiene con danzas,con música y con su cultivada conversación a hombres de negocios ...Continua
Ha scritto il 18/06/13
Literariamente no es para tirar cohetes. Me pareció entretenida y sin más. Su estilo es sencillo y facilón. Un simple bestseller que se puso muy en boga con la ayuda de un buen marketing detrás.
Ha scritto il 19/02/13
Este libro me gustó mucho. Me gusta mucho el romance, el como aprende a ser una Geisha siendo ya mayor, todo lo que pasa y sufre por Hatsumomo. Un final inesperado pero feliz.
Ha scritto il 10/02/13
Me ha encantado la historia; la narración te envuelve hasta llevarte a Japón y a la vida de las Geishas. Se ha colado entre mis favoritos y lo recomiendo totalemte.

Ha scritto il Aug 23, 2011, 01:55
Descarga
  • 1 commento
Ha scritto il Apr 18, 2010, 13:47
Algunos días el nietecito de la familia, Juntaro, lloraba de hambre, y entonces era cuando el Señor Arashino decidía vender uno de los kimonos de su excelente colección. Aquello era lo que los japoneses llamamos «vida de cebolla», nos íbamos ...Continua
Pag. 529
Ha scritto il Apr 18, 2010, 13:44
—Todo hombre tiene su destino. Pero ¿quién necesita ir a un vidente para saberlo? ¿Es que acaso yo voy a un cocinero para descubrir que tengo hambre?
Pag. 306
Ha scritto il Apr 18, 2010, 13:34
Sólo tenía catorce años, pero me parecía que ya había vivido dos vidas. Mi nueva vida acababa de comenzar, pero mi antigua vida había terminado hacía algún tiempo. Habían pasado varios años desde que me había enterado de las tristes ...Continua
Pag. 246
Ha scritto il Apr 18, 2010, 13:26
La casa en la que vivíamos en el pequeño puerto de Yoroido era una «casita piripi», como la llamaba yo entonces. Estaba junto a un acantilado donde soplaba constantemente el viento del océano. De niña, pensaba que el mar estaba siempre ...Continua
Pag. 17

- TIPS -
Nessun elemento trovato
Aggiungi per primo una immagine!

- TIPS -
Nessun elemento trovato
Aggiungi per primo una nota!

- TIPS -
Nessun elemento trovato
Aggiungi per primo un video!

Lorem Ipsum Color sit Amet
di Nome Autore
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur Suspendisse varius consequat feugiat.
Scheda libro
Aggiungi