Exofantasist
Ha escrito una reseña a Elliot Tomclyde Hace 7 años

Leí este libro estando en 1º de la ESO y me encantó. Pero luego, en una relectura más tarde me di cuenta de algunas cosas:

-1º: El autor se centra demasiado en los detalles agradables, los personajes son demasiado felices, nadie muere, etc.

-2º: Estoy hasta las narices de la magia de los elementos. A ver, seamos objetivos. En la tabla periódica hay más de cien elementos y, los magos sólo controlan:
-El agua. ¿Por qué sólo el H2Oy no cualquier otra molécula? No tiene mucho sentido.
-"La Tierra". Este término abarca a las rocas, las gemas y minerales, las plantas... ¿Por qué sólo los vegetales? ¿Por qué no pueden hacer crecer de forma mágica a cualquier otro ser vivo?
-El Aire. Una mezcla de diversos gases que sólo están en la Tierra. ¿Pueden controlar el metano, por ejemplo? Si los átomos del aire están en estado líquido, ¿Los pueden seguir controlando?
-El Fuego. Curiosamente, esto se refiere a el fuego fuego, es decir, a un fenómeno de combustión y a la roca fundida. No tiene sentido.
(esta clasificación está hecha basándose en otros muchísimos más libros de fantasía en los que se recurre a algo tan fácil e inverosímil como la magia elemental)
Siempre se recurre a estos elementos, sin excepción. A veces se añade "Metal" o "Hielo" (cuando el hielo no es más que agua sólida) y, en muchos argumentos maniqueístas, se añaden los elementos "Luz" y "Oscuridad"
La magia de los elementos estaba muy bien en la época de los antiguos griegos, cuando no se tenía ni idea de la naturaleza de la materia, pero ahora no. Me parece que hay que buscar nuevos tipos de magia.

Y ahora, volviendo al tema del libro:
Aún así este libro es muy fácil de leer (por eso se lleva un 4) y muy apropiado para los lectores más jóvenes.


0 Me gusta