LA SOMBRA DE ENDER
by Orson Scott Card
(*)(*)(*)(*)(*)(392)

All Reviews

17 + 21 in other languages
ElionElion wrote a review
00
(*)(*)(*)(*)(*)
La Sombra de Ender es el libro que abre la saga paralela, Sombra, a El Juego de Ender, y que transcurre paralelamente a este. A todos los que todavía no hayáis acompañado a Ender a la Escuela de Batalla en su lucha contra los insectores, sólo os puedo decir una cosa: leedlo. Ya. Y después pasaros a leer este. También podéis alterar el orden, pero no os lo recomiendo. La historia se disfruta mucho más así.

Orson Scott Card vuelve a la Escuela de Batalla de la mano de Bean, aquel niño tan inteligente que llegó a hacerse un hueco entre las filas más cercanas a Ender, el futuro de la Humanidad. Una ¿amistad? complicada, una inteligencia pareja, un destino común. La Sombra de Ender nos cuenta qué ocurría en la Escuela cuando Ender se daba la vuelta. Es por eso que esta es, en cierta manera, una novela complementaria. Paralela.

Como único problema que puedo sacarle es que la aparición de Ender hace que Bean pierda ese algo especial; y es que al tener a dos personajes tan brillantes a mano, parece que Card tiene más hacia Ender, a pesar de que este libro esté centrado en Bean. Aún así, creo que uno acaba comprendiendo más a Ender al leer este libro. Bean analiza exhaustivamente al chico que, según todos, se parece.

Pero no nos confundamos: Bean no es Ender. Es tan brillante como él, o incluso más SPOILER si mal no recuerdo, Ender no llegó a descubrir (al menos conscientemente) que comandaba naves de verdad, que no era sólo un juego FIN DE SPOILER, pero carece de la capacidad de liderazgo de este. Además, durante todo el libro entraremos en el juego de si considerar o no a Bean SPOILER humano, ya que está genéticamente alterado; y esto es algo que no se plantea sólo Bean, sino también sor Carlotta o Graff FIN DE SPOILER. Me ha parecido un personaje con una profundidad asombrosa: una inteligencia superior, una aparente carencia de sentimientos y un ansia de supervivencia que no se ve en otros, además de hambre de amor, comprensión y aceptación por parte de la gente en general y de Ender en particular. Y es que Bean recorre el camino desde las calles de Rottredam hasta la Escuela de Batalla solo, y la soledad será algo que no le abandone. Jamás. Vivirá en la Escuela de Batalla siendo ignorado por ser más pequeño o despreciado por ser más inteligente, siempre vigilando, siempre a la sombra, esperando a que las cosas sucedan y, más adelante, tomando parte en sucesos decisivos.

Personalmente, me ha maravillado cómo Carda creado un paralelismo tan marcado entre estos dos personajes. Sí, es cierto que puede parecer repetitivo, ya que muchas de las cosas que sobresalen o le ocurren a Bean también le ocurrieron a Ender; pero eso no quita que sea brillante cómo a conseguido que dos personajes sean tan parecidos y a la vez tan diferentes. Sí, ambos tienen a dos mujeres que, en cierta manera, representan una protección que ansían SPOILER Val y sor Carlotta FIN DE SPOILER y una figura masculina que les atormenta constantemente SPOILER Peter y Aquiles FIN DE SPOILER. Este último me ha parecido un personaje muy interesante, del que me gustaría haber visto más.

Creo que el final está muy bien hilado. Bean ve el mundo más allá de la Escuela de Batalla: ve una posible guerra, totalmente diferente a la de los insectores, que se puede librar en la Tierra. Aparece algo de política (muy poco), pero creo que asienta las bases para la historia de La sombra del Hegemón, continuación directa de éste y que, creo, nada tiene que ver con La voz de los muertos.

―Recordad ―dijo Bean irónicamente―, la puerta del enemigo está abajo.
00
(*)(*)( )( )( )
Spoiler Alert
Sombrío resultado
La idea inicial de La sombra de Ender es maravillosa: crear un historia paralela a El juego de Ender tomando como protagonista a su lugarteniente Bean. Querer darle una vuelta de tuerca a este clásico de ciencia-ficción de este modo suena prometedor.

Pese a lo que pudiera parecer, y lo que se pueda haber oído, La sombra no posee el acierto de poderse leer independientemente de El juego. Referencias a conceptos explicados con mayor detalle en el primer libro quedan como guiños a los seguidores. A cualquier lector nuevo pueden resultarles superfluos o incongruentes.

En cambio, la nueva perspectiva y personalidad que Scott card ofrece a Bean es interesante no sólo en cuanto a la nueva dimensión que recibe sino en relación a todas las subtramas que pueden derivarse. El nuevo trasfondo político gana en importancia y es consistente con la trama original.

Las tres primeras partes (de las seis en que está dividida la historia) no interfieren directamente con El juego de Ender y, sin embargo, lo enriquecen más que las tres últimas. Rememoran y reproducen la fiebre lectora y las emociones que produjo el primero. Son vibrantes.

Desgraciadamente, desde el momento en que Bean y Ender coinciden, desde el momento en que esta novela se cruza con el argumento de su predecesora, la personalidad del lugarteniente, cuidadosamente construida hasta el momento, se desmorona y pasa a ser la del secundario que fue.

Sufre un cambio brusco, no progresivo, que demuestra que, no sólo Orson Scott Card no tenía en mente esta nueva novela cuando publicó la obra original, sino que ha sido incapaz de entrelazarlas bien. Todo se llena de añadidos y explicaciones que interrumpen la fluidez, que intentan razonar infructuosamente por qué el carisma de Bean ha caído en picado.

Es de prever que fue un problema para el autor conjugar dos personalidades tan fuertes. Debió de intentar mantener el aura de su héroe Ender en detrimento del otro, pero el resultado es un desastre. Ninguno de los dos sale bien parado pues la genialidad de ambos pierde brillo.

El error puede que esté en el encabezonamiento de querer reproducir el tiempo de convivencia de los dos personajes cuando tal vez debería haber sido más sugerido que descrito. Es indudable que las actitudes del Bean de El juego no se ajustan a las del Bean de La sombra.

Así, se focaliza en esta parte de la trama y se olvida otra más suculenta tal vez, que es cuando las vidas de ambos se separan antes del reencuentro final. Sin duda, Orson Scott Card no ha sabido jugar bien con todas las posibilidades de esta novela, no ha estado a la altura.

Además, como ya se apreciara en Ender el xenocida e Hijos de la mente (tercer y cuarto volumen de la serie; La sombra sería el quinto) la nueva fe abrazada por el autor impregna el relato, cargándose de una moral excesivamente explícita, con citas a la Biblia incluidas.
Eduardo OriveEduardo Orive wrote a review
00
(*)(*)(*)(*)( )