Ready Player One
by Ernest Cline
(*)(*)(*)(*)(*)(2,121)
Estamos en el año 2044 y, como el resto de la humanidad, Wade Watts prefiere mil veces el videojuego de OASIS al cada vez más sombrío mundo real. Se asegura que esconde las diabólicas piezas de un rompecabezas cuya resolución conduce a una fortuna incalculable. Las claves del enigma están basadas en la cultura de finales del siglo XX y, durante años, millones de humanos han intentado dar con ellas, sin éxito. De repente, Wade logra resolver el primer rompecabezas del premio, y, a partir de ese momento, debe competir contra miles de jugadores para conseguir el trofeo. La única forma de sobrevivir es ganar; pero para hacerlo tendrá que abandonar su existencia virtual y enfrentarse a la vida y al amor en el mundo real, del que siempre ha intentado escapar.

All Reviews

75 + 336 in other languages
Reah 29Reah 29 wrote a review
00
(*)(*)(*)(*)( )
Una guía completa de la cultura pop de los años 80, Ready Player One, es una pequeña joya que se disfruta más si has vivido y/o conoces bien la época a la que hace referencia. Y, aunque puede resultar un poco típica por momentos, el caso es que la trama te engancha, haciendo que la lectura termine demasiado rápido.

La primera obra de Ernest Cline, autor de esta maravillosa historia, me ha parecido espectacular. Cline me resulta un escritor notable, pese a ser un auténtico novato en el arte de la escritura. Su estilo de escritura es sencillo y ágil. Cuenta con una prosa dinámica y bien desarrollada, un lenguaje pragmático y explicativo y unas descripciones minuciosas y muy detalladas. Los personajes están bien construidos y los diálogos son ingeniosos. Mención aparte hay que dar por la esmerada documentación del libro, lleno de anécdotas, hechos curiosos e información sobre videojuegos, música, cine y literatura de la década de los 80. Una completísima información ordenada y clasificada de forma amena y divertida gracias a la trama que desarrolla el autor.

Ready Player One, narra una historia clásica en el mundo de la aventura, pero que no deja de ser interesante y entretenida. En esta historia estamos situados en el año 2044, en un mundo desolado con una grave crisis energética en curso que arrastra al mundo a un colapso económico importante. En este contexto conocemos a nuestro “héroe”, Wade, un chico de apenas 18 años con una vida miserable que pasa casi todo su tiempo en OASIS, un mundo virtual. Cuando fallece el creador de OASIS, deja su fortuna al jugador que consiga completar un juego, llamado La cacería, cuyas pistas están inmersas en la cultura de los 80. Cuando Wade descifra la primera pista, se desencadena una batalla para hacerse con el control de OASIS que no solo incluye a todos los usuarios del juego, si no también a una poderosa organización que quiere restringir el acceso a OASIS. Empieza entonces una carrera contrarreloj para conseguir ganar… Y hasta aquí puedo contar sin destripar demasiado. Como ya dije anteriormente, la trama puede parecer un poco obvia, pero el caso es que la historia toca temas como la amistad, la superación, la lealtad y el amor, de forma tan inspirada y acertada que no puede dejar de gustarte. Y como toda historia de este estilo que se precie, cuenta con un final un tanto predecible. Y eso que el desenlace es muy bonito, pero te deja con muchas ganas de saber más acerca de la historia y los personajes.

En resumen, Ready Player One, es un libro espectacular. Con una historia bien narrada, hace que te sumerjas en un juego que tiene cientos de referencias a una de las décadas más destacadas, culturalmente hablando.
StefanoStefano wrote a review
00
(*)(*)(*)(*)(*)
KLOKLO wrote a review
00
(*)(*)(*)(*)( )
Dos razones para degustarla
Por una parte, READY PLAYER ONE propone un viaje por algunas de las referencias en música, cine, videojuegos, estética, etc. de finales de los setenta y primera mitad de los ochenta. Y digo bien, porque leo y leo reseñas en las que únicamente se hace referencia a la década ochentera y el arco temporal al que alude es más o menos de entre 1978 a 1986. Hay tanto que mencionar en esa época que se echa de menos lo que cada uno ha vivido y conocido de aquellos tiempos. Pero claro, todo no puede ser. Es más que evidente que el autor ha mencionado todo aquello que él ha conocido: sus grupos favoritos de música, sus videojuegos de sala de máquinas preferidos, las películas que le marcaron, etc.
En cuanto a música aparece sobre todo un grupo por encima de los demás. Un grupo que en Europa, aunque tuvo éxito, tampoco marcó la década ni mucho menos. Muchos lo hubiéramos sustituido por muchos otros más característicos de la época. Por parte de las películas sí que las referencias son más universales ya que la maquinaria americana ya arrollaba con todo en aquellos momentos. Hay mucho incluido también de trabajos audiovisuales nipones que por supuesto han creado cientos de clásicos en ese ámbito.
Pero lo principal son los videojuegos. Los que estaban alineados en los salones recreativos. Los de la moneda de 25 pesetas cuando aún no tenían agujero central. Referencias a los inicios de los juegos, cuando eran vectoriales, cuando triunfaban las aventuras gráficas en las que tenías que escribir lo que pretendías hacer a continuación en el juego esperando que la máquina lo entendiera, recreativas clásicas que los que estamos en la cuarentera ni hemos conocido. Y otras que sí. También en este apartado muchos de nosotros hubiéramos mencionado decenas y decenas de juegos más representativos por estos lares que los que aparecen como núcleo central de la historia. Y todos ellos englobados en el gran juego de Oasis.
En el apartado de la revisión nostálgica mencionar que también se habla bastante de las primeras consolas y ordenadores básicos que los adolescentes empezábamos a tener en nuestras casas antes de la llegada del PC. Cabe reseñar que el autor tiene mucho cuidado de no entrar a mencionar algunas marcas registradas que si bien cuando estás inmerso en la historia no echas de menos, si te pones a pensar en ello al terminar, llama la atención (uno de los juegos más famosos de la historia no aparece mencionado, una de las consolas más famosas de la historia tampoco se nombra...)
Por otra parte, está la historia. El argumento. La trama. Y esta trama me ha dejado un regusto a que podría haberse aprovechado mejor. O quizás es que la historia carece de relleno. No recuerdo haber pasado ninguna fase del típico bajón que tienen muchas novelas muy buenas. Sin embargo, como digo, me ha parecido algo simple, algo lineal, algo muy mascado. Lo he terminado por achacar a que en realidad se trata de un libro más bien para jóvenes y adolescentes en cuanto a la historia que cuenta mientras que, para los que vivimos aquella época, está destinada toda la carga nostálgica que producen las múltiples referencias a los ochenta.
En definitiva, se lee bien, se lee rápido, se disfruta y seguro que tendrá una segunda parte o bien aparecerán historias con la misma carga referencial que posee esta novela. KLO.